jueves, septiembre 20, 2018
Home > Ciencia > Así luce un planeta recién nacido

Así luce un planeta recién nacido

A través de dos estudios, un equipo internacional de investigadores reveló haber capturado la primera imagen confirmada de un planeta en formación. El hallazgo se realizó dentro del disco de gas y polvo que rodea a PDS 70, una joven estrella enana.

Las imágenes se capturaron utilizando el instrumento SPHERE instalado en el Telescopio Unitario 3 del conjunto Very Large Telescope (VTL) del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile. SPHERE (acrónimo de Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch) es un instrumento de búsqueda de exoplanetas de alto contraste espectropolarimétrico, una de las herramientas de detección más potentes que los astrónomos tienen a su disposición en la actualidad.

Lo que hace que esta herramienta se destaque en el campo de la exploración de exoplanetas es que, a diferencia de la mayoría de sus competidores, se basa en imágenes directas: SPHERE toma fotografías reales a millones o miles de millones de kilómetros de distancia.

Su funcionamiento se basa en una técnica conocida como imágenes de alto contraste. El dispositivo utiliza complejas técnicas de observación y potentes algoritmos de procesamiento de datos, para desentrañar los débiles rastros de luz entrante de planetas ubicados alrededor de estrellas brillantes. Aprovechando el movimiento de rotación terrestre y la toma continua de imágenes del objetivo durante un periodo de varias horas, mientras se mantiene lo más estable posible, SPHERE crea imágenes desde ángulos ligeramente diferentes y en diferentes puntos en el halo estelar.

El nuevo planeta, bautizado PDS 70b, se destaca claramente en las imágenes que SPHERE registró. Los análisis de los investigadores sugieren que PDS 70b es dos o tres veces más grande que Júpiter y se encuentra a unos 3,000 millones de kilómetros (1,900 millones de millas) de su estrella, una distancia similar a que existe entre Urano y el Sol.

El análisis de su espectro reveló que tiene una atmósfera nublada; adicionalmente, los investigadores determinaron que PDS 70b es mucho más caliente que cualquier planeta en nuestro sistema solar, registrando 1,000 grados Celsius (1,800 grados Fahrenheit).

Esta elevada temperatura puede parecer extraña dada la significativa distancia que separa al planeta de su estrella, pero está en línea con la de otros gigantes de gas, debido a que los planetas extremadamente jóvenes retienen una gran cantidad de calor que queda de su formación.

El investigador André Müller, afiliado al Instituto Max Planck de Astronomía y coautor del hallazgo, comentó: “Los resultados nos dan una nueva ventana a las complejas y poco comprendidas primeras etapas de la evolución planetaria. Necesitábamos observar un planeta en el disco de una joven estrella para comprender realmente los procesos detrás de la formación del planeta”.

Los investigadores señalan que al estar en capacidad de determinar las propiedades atmosféricas y físicas del planeta, los astrónomos pueden probar modelos teóricos de formación de planetas.

Referencias:
Discovery of a planetary-mass companion within the gap of the transition disk around PDS 70. Astronomy & Astrophysics, 2018.

Orbital and atmospheric characterization of the planet within the gap of the PDS 70 transition disk. Astronomy & Astrophysics, 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *