viernes, julio 20, 2018
Home > Naturaleza > El árbol de la muerte es tan tóxico que el sólo contacto con sus hojas y frutos podría matarte

El árbol de la muerte es tan tóxico que el sólo contacto con sus hojas y frutos podría matarte

A lo largo de las costas del Caribe, América Central, los bordes septentrionales de América del Sur e incluso en el sur de Florida, se puede encontrar un tipo de árbol playero de aspecto agradable, con frecuencia cargado de pequeñas frutas de color amarillo verdoso muy parecidas a las manzanas, cuyo agradable aroma invita a darles un bocado. Lo mejor es no caer en esa tentación, pues se trata de una fruta venenosa. Nos referimos al árbol manchineel (Hippomane mancinella), conocido también como la manzana de playa, manzanilla de la muerte, árbol de la muerte o guayaba venenosa.

El manchineel es un hermoso árbol de copa redonda que crece hasta 12 metros (40 pies). Tiene hojas de color amarillo verdoso largas, y elípticas, flores de color verde amarillo y corteza de color marrón rojizo a café grisáceo, profundamente surcada o agrietada. Sus atractivas, frutas de color amarillo a rojizo y aroma dulce, han envenenado desde los conquistadores españoles, los náufragos y a los turistas actuales. De ahí que se le denomine el árbol de la muerte

No se trata de una exageración, la interacción e ingestión de cualquier parte de este árbol de la muerte puede acarrear graves consecuencias. Produce una savia espesa y lechosa que puede exudar de las hojas, las ramas, la corteza y la fruta; se sabe que causa ampollas y quemaduras cuando entra en contacto con la piel.

Se ha reportado que el contacto con los ojos produce una fuerte inflamación e incluso ceguera temporal. Pero estos efectos también se han registrado estos efectos por los compuestos irritantes transportados en el humo de la madera en llamas de este árbol.

Las toxinas específicas que se encuentran en la savia y en las frutas de este árbol de la muerte permanecen parcialmente desconocidas. Sin embargo, y a pesar del riesgo que representa, los ancestrales pueblos aborígenes del Caribe estaban familiarizados con el árbol y lo usaron para muchos propósitos; la savia, en particular, se usó para envenenar las puntas de sus flechas.

El árbol de la muerte es miembro de una familia de plantas conocidas como los “spurges”, un nombre que proviene de la palabra “purga”, porque, aunque todas estas plantas tienen savia tóxica, la intensidad de la toxicidad varía y en algunas regiones lo utilizan como laxante. Se ha documentado que la goma de la corteza de este árbol se ha usado para tratar enfermedades venéreas y la hidropesía en Jamaica, mientras que los frutos secos se han usado como diuréticos.

Aunque el árbol de manchineel es venenoso para los humanos y muchos animales, el garrobo o iguana de América Central y del Sur, es capaz de comer los frutos, y algunas veces se encuentra viviendo entre sus ramas.

Referencia:
On the Active Principles of the Spurge Family Skin Irritants, Cocarcinogens, and Cryptic Cocarcinogens from the Latex of the Manchineel Tree. Journal of Natural Products, 1984. doi.org/10.1021/np50033a015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *