viernes, agosto 17, 2018
Home > Tecnología > Esta máquina imprime piel artificial directamente sobre las heridas

Esta máquina imprime piel artificial directamente sobre las heridas

Parece un dispensador de cinta adhesiva, pero en realidad lo que hace es colocar tiras de piel creada a partir de unos cartuchos de gel. La impresión de piel artificial no es una novedad, conseguir aplicarla directamente en el cuerpo del paciente sí. Este nuevo dispositivo busca aplicar un gel compuesto por células de epidérmicas, colágeno y fibrina para ayudar a curar heridas.

Cuando el corte de una herida es lo suficientemente profundo y la piel no puede recuperarse adecuadamente, se suele aplicar un injerto de piel. Con esto se ayuda a la piel a sanar mejor y se protege al paciente de infecciones. Normalmente se trata de autoinjertos (piel de la misma persona) o aloinjertos (piel de otra persona), la alternativa a ello es la piel artificial generada a partir de diferentes tipos de tejidos que el cuerpo no rechace.

Imprimiendo parches bioartificiales
El problema de los compuestos artificiales es la dificultad para aplicárselos al paciente. Los tejidos se imprimen con máquinas aparatosas que difícilmente pueden funcionar en un quirófano. Por lo anterior, investigadores de la Universidad de Toronto, en Canadá, han diseñado un aparato que trata de solucionar este problema siendo considerablemente más pequeño. Para conseguir que sea portátil y manejable ya no crea mallas, sino un gel con células vivas (piel artificial).

El aparato funciona mediante cartuchos de gel bioartificial, como si de cartuchos de tinta se tratase. Según sus desarrolladores, los cartuchos con el material son de un sólo uso y pueden ser personalizables para las necesidades de cada paciente. Al aplicarlo sobre una superficie se crean láminas de tejido cutáneo gracias a unos rodillos que hay en la zona de contacto.

De momento el aparato sigue en fase de experimentación, se está probando su correcto funcionamiento en algunos animales antes de comenzar a realizar ensayos con humanos. Una de las mayores dificultades hasta el momento es cultivar células, un proceso lento. Con el paso del tiempo esperan poder utilizar directamente células madre, para que el gel aplicado (piel artificial) no sea rechazado por ningún paciente.

Fuente: Xataka / Cristian Rus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *