sábado, agosto 18, 2018
Home > Tecnología > ¿Cómo la Astronomía contribuyó al desarrollo tecnológico?

¿Cómo la Astronomía contribuyó al desarrollo tecnológico?

La experiencia muestra que los conocimientos científicos en apariencia más alejados de lo cotidiano pueden modificar el estilo de vida. Un buen ejemplo de ello es la Astronomía.

Por: Karina Galarza Vásquez

Esta rama de la ciencia se “encarga del estudio de los elementos ubicados fuera de la atmósfera. Como los planetas, el Sol, las estrellas, el gas situado entre éstas, la Vía láctea y del Universo como un todo”, refiere el doctor Luis Felipe Rodríguez Jorge, investigador emérito del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM, campus Morelia.

Los avances en dicha ciencia han contribuido de manera sorprendente en la navegación, el desarrollo de satélites artificiales y la manufactura de telescopios. Esto último favoreció los conocimientos en Óptica, mismos que aportaron una innovación a la cinematografía.

Navegación y satélites
La civilización griega siempre mostró interés por elaborar mapas del cielo, así como clasificar a las estrellas. Es posible que, en principio, se hayan visto motivados por curiosidad, pero pronto quedó claro que tal conocimiento era crucial para navegar. Ello es porque permite establecer la posición de los barcos en el mar, aun cuando el ambiente se encontrara parcialmente nublado.

Para realizar lo anterior, los tripulantes observaban alguna estrella a través de los huecos entre las nubes, a la cual reconocían por su color y brillo. A partir de su posición en el cielo, podían estimar sus propias coordenadas.

“En la actualidad se utiliza el Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés) para orientar el tráfico aéreo. Dicho sistema está compuesto por una red de 24 satélites artificiales situados en órbita a 20,200 kilómetros de la superficie terrestre, así como por receptores GPS. Permiten determinar nuestra posición en cualquier lugar del planeta y bajo diferentes condiciones meteorológicas”, expresa el doctor Rodríguez Jorge.

Ya que hablamos de satélites artificiales, tan significativos en la tecnología contemporánea, es importante recordar que los fundamentos teóricos de su movimiento fueron estudiados inicialmente por el científico británico Isaac Newton. En su interés por comprender las fases de la Luna, desarrolló las ecuaciones que gobiernan tal actividad.

“Seguramente, Newton nunca imaginó la relevancia que tendrían dichos dispositivos en la vida diaria. En la actualidad las transmisiones de televisión, comunicación telefónica entre continentes, apoyo a la navegación marítima y aérea, entre otras actividades, se realizan por medio de ellos. También existen satélites que fotografían la superficie de la Tierra con el fin de informarnos sobre las condiciones geográficas y la distribución de recursos naturales, así como ‘espiar’ a otras naciones”, advierte el connotado científico.

Telescopios
Debido a que la Astronomía tiene necesidades técnicas en extremo apremiantes, conforme pasa el tiempo se requieren telescopios cada vez más grandes y precisos. Dichos instrumentos concentran la luz que llega de los astros y, mediante el análisis de ondas electromagnéticas, aportan novedosos datos sobre los diferentes cuerpos celestes.

Su desarrollo lo deben a la Astronomía, misma que se ha apoyado en diversas áreas, como la Óptica, la Mecánica y la Electrónica. En este contexto, cabe destacar que en las primeras décadas del siglo XX el científico francés Henri Chrétien dio a conocer diseños que mejoraron la calidad de los telescopios. De hecho, existe un modelo denominado Ritchey-Chrétien, creado por este investigador en colaboración con el astrónomo estadunidense George Ritchey.

Pantalla grande
Gracias a la amplia experiencia que el genio europeo acumuló durante la construcción de telescopios, pudo resolver un importante problema… ¡de la cinematografía! En las décadas de 1940 y 1950 dicha industria enfrentó la naciente competencia de la televisión, por lo cual perdió público.

Así, para atraer audiencias, las empresas de cine comenzaron a buscar alguna novedad que añadiera atractivo a la proyección de películas. Encontraron que, años atrás, Chrétien había inventado un sistema óptico que permitía filmar y proyectar imágenes dos y media veces más anchas que las del cine convencional. Compraron la tecnología, a la que denominaron cinemascope.

“Este sistema posibilitó pasar de la imagen ‘cuadrada’ que tenían antes las películas a una proyección ancha, lo cual aportó jugosas ganancias a la familia de su creador. A su vez, esto dio seguimiento del premio Chrétien, que se otorga anualmente para apoyar a astrónomos de todo el mundo, el cual tuve el honor de recibir en 1984”, expresa el doctor Rodríguez Jorge.

Maquinaria computarizada
También en México hay ejemplos en donde la Astronomía ha beneficiado a la tecnología. Al respecto, hace algunos años cierta empresa estaba interesada en lograr que su maquinaria realizara diversas maniobras programadas por computadora.

“Dicha compañía encontró que el único sitio en el país que podía resolver su problema era el Laboratorio de Electrónica del Instituto de Astronomía. ¿Cómo pudieron nuestros científicos realizar esta tarea? La respuesta es sencilla. Durante muchos años habían diseñado y construido telescopios que se mueven guiados por computadora. Por ello, les fue relativamente fácil adaptar sus sólidos conocimientos a otros equipos”, refiere el experto.

Si bien la Astronomía contribuye al desarrollo de la tecnología, éste no es su principal propósito. Lo que pretende es conocer mejor al Universo, independientemente de si brinda o no diversos beneficios adicionales.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *