jueves, junio 21, 2018
Home > Salud > La depresión a largo plazo altera físicamente el cerebro

La depresión a largo plazo altera físicamente el cerebro

Algunas personas pueden tener un par de episodios de depresión en unos pocos años. Otros pueden tener episodios persistentes durante más de una década, con síntomas que empeoran y dificultad creciente para realizar sus tareas cotidianas.

Quienes sufren trastorno depresivo mayor, con frecuencia exhiben una persistencia creciente de episodios depresivos de mayor intensidad. Sin embargo, la evidencia de neuroprogresión, es decir, aumento de la patología cerebral relacionada con una mayor duración de la enfermedad, es escasa.

Actualmente, la depresión clínica se trata de la misma manera, sin tomar en consideración que el paciente la haya experimentado por un corto tiempo o durante muchos años. Sin embargo, puede que ese no sea el camino correcto, ya que de acuerdo con los resultados de una investigación realizada por científicos del Centro Canadiense de Adicciones y Salud Mental (CAMH), la enfermedad a largo plazo altera físicamente el cerebro.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores realizaron un estudio donde se utilizó tomografía por emisión de positrones (PET) para obtener imágenes del cerebro de 25 personas con más de 10 años de depresión, 25 con menos de 10 años con la enfermedad y un grupo control de 30 personas sin el padecimiento.

Los participantes de los primeros dos grupos no tomaron ningún medicamento o tomaron una dosis estable de durante al menos cuatro semanas antes de formar parte del estudio. Los investigadores encontraron que en comparación con las personas de menos de 10 años de depresión no tratada, las personas con más de 10 años de depresión no tratada, tenían niveles 30 por ciento más altos de proteína translocadora (TSPO), un biomarcador de inflamación cerebral producida por las células inmunes del cerebro.

El doctor Jeffrey Meyer, profesor de psiquiatría en la Universidad de Toronto, en Canadá, jefe del Programa de Imágenes Neuroquímicas en el CAMH y autor principal de la investigación, explica: “Una mayor inflamación en el cerebro es una respuesta común con padecimientos degenerativos a medida que avanzan, como la enfermedad de Alzheimer y el Parkinson”.

Aunque la depresión no se considera degenerativa, los autores del estudio creen que sus hallazgos indican que, de manera similar a enfermedades como el Alzheimer, progresa a través de diferentes etapas, lo que sugiere la necesidad de aplicar diferentes tratamientos. En la actualidad los investigadores se encuentran explorando el uso de medicamentos antiinflamatorios como un tratamiento para el trastorno depresivo mayor en etapa avanzada.

Los autores del estudio señalan que esta investigación proporciona la primera evidencia biológica de cambios cerebrales asociados con la depresión de larga duración, y que si bien no se considera una enfermedad cerebral degenerativa, los cambios en el encéfalo evidenciados muestran que, para aquellos en quienes la enfermedad persiste puede ser progresiva.

Referencia:
Association of translocator protein total distribution volume with duration of untreated major depressive disorder: a cross-sectional study. The Lancet Psychiatry, 2018. https://doi.org/10.1016/S2215-0366(18)30048-8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *