viernes, noviembre 24, 2017
Home > Salud > Las radiofrecuencias que emite tu teléfono móvil no aumenta el riesgo de cáncer cerebral

Las radiofrecuencias que emite tu teléfono móvil no aumenta el riesgo de cáncer cerebral

Los usuarios de teléfonos móviles no corren un mayor riesgo de sufrir tumores cerebrales. Esa es la simple, llana y rotunda conclusión a la que ha llegado el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS), en España, en su último informe, en el cual se recogen y, sobre todo, se actualizan las últimas evidencias científicas acerca de la relación existente entre las radiofrecuencias y la salud.

El nuevo Informe sobre Radiofrecuencias y Salud 2016 analiza los resultados de investigaciones científicas relacionadas con el impacto en la salud de los campos electromagnéticos llevadas a cabo entre los años 2013 y 2016, y recoge las conclusiones a las que llegaron estos estudios a la hora de determinar los efectos sobre la salud del uso del móvil, de la presencia de las antenas de telefonía móvil o de las redes WiFi. En las conclusiones se citan más de 350 estudios diferentes, y el informe pone incluso en entredicho los supuestos efectos negativos que tiene en la fertilidad de los hombres el uso del teléfono.

Empezando por el uso del teléfono móvil y los supuestos efectos negativos que la señal que emite el teléfono pueda tener sobre la salud, el responsable de la investigación -Francisco Vargas- es rotundo al respecto: “llevamos entre 15 y 20 años con un uso masivo de estos dispositivos, y de haber alguna relación [entre su uso y el impacto negativo sobre la salud de sus radiofrecuencias], ya se tendría que haber observado de alguna forma”.

Pero el informe no se centra solamente en las señales que emiten los móviles. También se habla de las ondas de radiofrecuencia que emiten las antenas de telefonía móvil que hay instaladas en las ciudades, haciendo especial hincapié en la llegada del 4G LTE, y al respecto se cita un estudio alemán que llegó a la conclusión de que “los niveles de exposición [de las antenas 4G] son del mismo orden de magnitud e incluso menores que los de GSM y 3G”.

Por lo tanto, ni las nuevas antenas de telefonía móvil (4G) ni las antenas anteriores (3G/2G) representan riesgo alguno para la salud siempre y cuando se respeten las normativas impuestas por los organismos correspondientes en cada país. Según los últimos estudios realizados sobre las antenas de redes móviles LTE, la conclusión a la que se llega es que éstas generan unos campos electromagnéticos cuyo nivel nunca supera los límites normativos para la salud.

Es importante decir que lo que el CCARS ha publicado no es un estudio científico, sino una recopilación de los estudios realizados a lo largo de los últimos años. De ahí que se mencionen pruebas llevadas a cabo en diferentes países, diferentes condiciones y diferentes supuestos.

Y precisamente en ese detalle reside la importancia de este informe: recopila toda la información existente sobre el impacto en la salud de las radiofrecuencias para tratar de arrojar algo de luz sobre un asunto que todavía a día de hoy sigue generando debate entre la comunidad científica.

Si hubiera que resumir las conclusiones del extenso informe en una sola frase, nos podríamos quedar con la sentencia que aparece en las primeras páginas de este documento publicado por el CCARS: “Las nuevas evidencias publicadas confirman que no hay efectos adversos para la salud derivados de la exposición a las Radiofrecuencias emitidas por las antenas de telefonía móvil, transmisión de radio y televisión y sistemas inalámbricos (Wi-Fi) utilizados en el trabajo, la escuela o el hogar”.

En resumen, hasta que un estudio fiable demuestre lo contrario, podemos seguir utilizando tranquilamente a diario nuestro teléfono. Por otra parte, también debemos saber que ni las antenas cerca de las que pasamos para ir al trabajo ni el router que tenemos en casa repercuten negativamente en nuestra salud.

Fuente: ComputerHoy / Jakub Motyka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *