sábado, diciembre 16, 2017
Home > Salud > Ocho situaciones que podrían indicar una depresión oculta

Ocho situaciones que podrían indicar una depresión oculta

Una depresión oculta es mucho más seria que cuando los síntomas están completamente claros. Se esconde por diversas razones, y no es algo que se haga de modo consciente. La presión social, la incomprensión ante algunas señales, el estrés cotidiano y la ansiedad suelen dificultar un mínimo autodiagnóstico.

La depresión es una enfermedad a la que hay que tomar muy en serio, no es fácil vivir deprimido o con alguien en esta situación. Ese enfrentamiento entre los sentimientos más profundos y el “vivir para afuera” hace que muchas veces se opte por mantener en secreto la infelicidad, hasta el punto de que ni siquiera nos demos cuenta de cómo nos sentimos.

1. No existe un “look” depresivo
Es decir, muchas veces tendemos a ocultar nuestros sentimientos y casi siempre ponemos una cara que no necesariamente expresa lo que sentimos. Quien sufre una depresión oculta pocas veces parecerá triste.

Los estereotipos culturales son un factor decisivo a la hora de “juzgar” si alguien tiene depresión o no: se deben ver melancólicos, a veces desaseados, enfurruñados. Pero lo cierto es que cada quien afronta la depresión de distintas maneras. Una depresión oculta esconderá la representación clásica de la tristeza, y tal vez el enfermo lo hace como autoprotección, ponerse una máscara social de felicidad para evitar que le pregunten si está bien.

2. Con frecuencia, hace que la persona se sienta siempre agotada
Es uno de los efectos secundarios que más se repiten, el agotamiento constante. No todos los que sufren depresión lo sienten, pero es bastante común. También resulta difícil de manejar, pues si la condición depresiva no ha sido diagnosticada, el cansancio es inexplicable, y además fuente de mayor preocupación.

No importa la cantidad de horas que se duerma durante la noche, al día siguiente el cansancio será enorme; muchos se culpan a sí mismos pensando que es sólo pereza, y evitan que los compañeros de trabajo o la pareja se den cuenta. Esto afecta su vida personal y laboral, pues a menudo sienten que son una carga.

3. Sienten emociones con mayor intensidad
Cuando alguien tiene una depresión oculta suele acumular cosas dentro de sí que hace que muchas veces lloren con más facilidad en situaciones cotidianas, como al ver películas tristes.

Pero también se muestran mucho más irritables; situaciones que podríamos ver como pequeñas o sin importancia, pueden desencadenar verdaderas tormentas, disgustos enormes. Si es tu caso o conoces a alguien que parece más susceptible o explosivo de lo normal, lo más probable es que esté ocultando su depresión.

4. Si rechaza sus actividades preferidas
Ésta es otra señal y es la falta de interés en cosas que usualmente le motivaban. La persona deprimida, y más la que no sabe que lo está, suele agotarse mucho mentalmente y eso vuelve difícil disfrutar con normalidad de la vida. Incluso pueden retirarse de la vida social.

5. Hábitos anormales de alimentación
La comida juega un papel importante, tanto para los que comen por defecto como para los que dejan de hacerlo. En el primer caso, se vuelve un consuelo, la única manera de sentirse bien.

Al dejar de comer, la persona podría estar tratando, subconscientemente, de controlar algo, ya que no puede controlar su depresión. En ambos casos, si no hay un diagnóstico, quienes rodean al enfermo lo juzgan por sus hábitos, lo que hace que se sienta aún peor.

6. Días buenos y días malos
Para alguien con depresión oculta, y no tan oculta, hay subidas y bajadas. Días muy buenos y días muy malos. Su humor puede cambiar drásticamente, y sin aparentes razones, pero así es como se manifiesta en algunas personas la depresión.

La necesidad de “parecer bien”, de mostrar buena cara, puede hacer que literalmente la persona llegue a un punto en que explota, y los que estamos a su alrededor quedamos algo amoscados, molestos y resentidos, porque no sabemos qué está sucediendo.

7. No responden bien a la preocupación de los demás
Los afectados por lo general no responden al afecto o preocupación de los otros; se muestran indiferentes o a la defensiva. Hay gente que reporta no sentir nada, como un adormecimiento emocional, y lo que experimentan es una “especie de tristeza y de irritación”.

8. Se pueden mostrar más necesitados en acciones cotidianas y fáciles
Quien está deprimido clínicamente no puede funcionar como una persona sana. Presionarlos o avergonzarlos por eso hará más mal que bien. Si te encuentras a alguien que le suceda algo parecido, sé comprensiva/o, no sabes si está luchando con un problema.

Si presentas dos o más síntomas, o alguien cercano a ti los presenta, lo más aconsejable es buscar ayuda profesional, la depresión no se cura sola. Y tal vez estas cosas te indiquen que esa tristeza cotidiana, ese cansancio continuo y esa susceptibilidad a flor de piel no son más que un pedido de auxilio.

Fuente: SuperCurioso

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *