miércoles, noviembre 22, 2017
Home > ¿Cómo funciona? > Roomba aspira tu casa, pero también la “espía” y crea un plano de ella

Roomba aspira tu casa, pero también la “espía” y crea un plano de ella

Los aspiradores automatizados de la firma Roomba llevan tiempo ayudándonos a mantener nuestros hogares algo más limpios, y sus algoritmos permiten que esa limpieza sea más eficiente gracias a la creación de “mapas” de nuestras casas para moverse por ellas de forma óptima. Esos planos con información sobre las formas que ocupan la planta de nuestra casa deberían servir solo para eso, pero según Reuters esos datos podrían ser parte de futuros ingresos de Roomba, que los venderá al mejor postor próximamente.

Aspiradores que espían (un poco)
En los términos de servicio de la empresa iRobot que fabrica estos aspiradores se especifica que “algunos de nuestros robots están equipados con tecnología inteligente que permite a los robots transmitir datos de forma inalámbrica al servicio”.

Esa información, afirman los responsables de iRobot, se utiliza para recolectar datos de uso y estadísticas, diagnosticar y corregir problemas y mejorar el comportamiento de los dispositivos. Esos datos recolectados incluyen “autonomía y salud de la batería, número de misiones, identificador de dispositivo y mapeo de la localización”.

Es este último dato el que precisamente afecta a ese futuro de nuestros dispositivos, que limpian nuestros suelos pero a la vez crean datos de localización con los que es posible crear esos planos detallados.

Creando mapas de tu hogar
Cuando iRobot lanzó su Roomba 980 al mercado, lo hizo con una novedad singular: la tecnología VSLAM (Vision Simultaneous Localization and Mapping). La idea era simple: a medida que el robot limpia nuestra casa la escanea y crea un plano de ella para poder moverse y limpiar de forma más eficiente.

Esa capacidad ya había sido integrada con anterioridad en aspiradores de otras firmas competidoras, y eso les permitía aspirar recorriendo la casa en líneas bastante rectas en lugar de ese zigzag tradicional al que estábamos acostumbrados con los robots de Roomba.

En el Roomba 980 por fin se integraba esa tecnología, que hacía uso de una cámara integrada en la parte superior inclinada 45 grados que era la encargada de crear ese mapa de forma dinámica. Para ello se toman imágenes que sirven para que un algoritmo busque patrones de píxeles distintivos con los que identificar por ejemplo las esquinas de nuestra casa.

Para localizarse a sí mismos estos robots necesitan combinar esa función de mapeo con un odómetro situado en la parte inferior, pero en esa generación del plano de la casa se plantean dificultades, como cuando el robot se mete debajo de una mesa o una cama.

El robot va generando ese plano y cuando lo tiene llegan las ventajas: puede planificar su estrategia de aspirado para recorrer y limpiar la casa de forma óptima ahorrando además batería: antes ese recorrido en zigzag limitaba mucho su margen de maniobra, pero ahora es capaz de limpiar más de tres habitaciones sin recargar, algo que antes era complicado.

Puedes usar tu Roomba sin conectarlo a internet
La información puede ser interesante para diversas empresas: Apple podría aprovecharla por ejemplo para mejorar el comportamiento de sus inminentes HomePod, que disponen de un sistema de “mapeo espacial”, pero también podrían servir a empresas de muebles que nos quieran vender el sofá o el armario perfecto para ese hueco de la casa que Roomba se ha chivado que podríamos llenar con esos accesorios.

Aunque en iRobot indican que es posible desactivar esas funciones para compartir datos: “nuestros robots no transmiten esa información a menos que registres tu dispositivo online y lo conectes a WiFi, Bluetooth o internet con otro método. Es posible usar la tecnología inteligente de nuestros robots sin transmisiones de datos WiFi o Bluetooth simplemente desconectando tu WiFi o Bluetooth del dispositivo o si no lo conectas jamás”.

Si activamos esas funciones de transmisión de datos, eso sí, nos exponemos a esos términos de uso en los que se explica que la empresa podría “compartir tu información personal con terceras partes”, lo que no descarta que efectivamente pueda venderlos a otras empresas.

Los responsables de iRobot han enviado el siguiente comunicado para aclarar esos términos de uso:
iRobot no vende datos porque nuestros clientes son lo más importante. Nunca violaremos su confianza vendiendo o haciendo un mal uso de los datos de los consumidores, esto incluye los datos recogidos por Roomba que permiten al robot hacer una limpieza eficiente de la casa y proporcionan a los consumidores información sobre los trabajo de limpieza.

iRobot cree que, en el futuro, esta información puede aportar incluso más valor a nuestros clientes al permitir que la casa y los dispositivos inteligentes trabajen mejor juntos, pero siempre con el consentimiento explícito de nuestros clientes. Colin Angle, CEO, fundador y director ejecutivo de iRobot.

Fuente: Xataka / Javier Pastor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *