martes, junio 18, 2019
Home > Ciencia > Alerta ante escasez creciente de algunos elementos de la tabla periódica

Alerta ante escasez creciente de algunos elementos de la tabla periódica

¿Cuántos elementos de la tabla periódica podrían agotarse debido a una explotación excesiva? Esta pregunta no tiene por ahora una respuesta clara, pero resume muy bien la necesidad de ejercer un consumo responsable de los recursos mineros.

Aluminio, plata, oro, sodio, iodo, azufre, cloro, son nombres de elementos que todos hemos escuchado. Rutenio, neodimio o lantano, en cambio, son palabras ajenas al vocabulario de la gente que no ha estudiado química.

Casi todos sabemos que el agua está compuesta de hidrógeno y oxígeno, H2O es quizá la fórmula química más conocida entre la gente que no necesariamente se dedica a las ciencias. Sin embargo, pocos saben que un teléfono inteligente contiene unos 30 elementos químicos, algunos de los cuales son cada vez más escasos.

Con la intención de acercarnos a la química y crear conciencia sobre la importancia de proteger los recursos naturales para alcanzar un desarrollo sostenible, la Asamblea Genaral de la ONU declaró al 2019 como Año Internacional de la Tabla Periódica de Elementos Químicos, aprovechando el 150 aniversario de que esa clasificación fue hecha por el científico ruso Dmitri Ivanovich Mendeléyev.

Sabemos que necesitamos oxígeno para respirar y que ese gas abunda y se produce continuamente en la naturaleza, pero ¿qué sabemos del indio, por ejemplo? Probablemente nada pese a que en el mundo actual estamos rodeados de pantallas que lo contienen. En combinación con otros materiales, el indio forma una película conductora sin la cual no se podrían tocar las pantallas.

Si además de eso tuviéramos conciencia de que el indio puede agotarse en 20 años, probablemente no cambiaríamos el teléfono móvil y otros aparatos tan a menudo. La comunidad científica estima que solo en el Reino Unido se cambian un millón de teléfonos cada mes.

Por ejemplo, la Sociedad Europea de Química, que aglutina a más de 160,000 científicos, ha diseñado una nueva presentación de la tabla periódica que con colores y formas ilustra la disponibilidad de los elementos y alerta sobre los que están en riesgo de agotarse o que podrían provenir de zonas donde se explotan ilegalmente, como es el caso del oro.

Además, esa tabla nos indica qué elementos están presentes en los teléfonos móviles, explica la profesora Pilar Goya Laza, académica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC, en España) y presidenta de la Sociedad Europea de Química, una de las instituciones que promueven el Año Internacional de la Tabla Periódica.

“Hemos hecho una tabla periódica que además tiene un cierto mensaje de sostenibilidad. Es una tabla un poco diferente en la que llamamos la atención sobre que no hay la misma cantidad de todos los elementos, porque normalmente cuando la vemos es como una cuadrícula y hay lo mismo de todos, pero no es así. Hay elementos mucho más abundantes que otros. En la tabla que hemos hecho, nuestro mensaje es: cuidado con utilizar mal los más escasos. Existe un mensaje de que debemos cuidar la tabla periódica igual que el planeta”, dice.

“Con esa tabla y tales mensajes pretendemos llamar la atención. De hecho, hemos incluido un teléfono móvil en aquellos elementos presentes en un smartphone. Se habla de que hay 31, hay quien dice que son más. Lo hacemos así para que la gente joven sea consciente de que un móvil, si se cambia muy a menudo, está gastando de más algunos de ellos. Y los no podemos continuar malgastándolos”.

En 1869 Dmitri Ivanovich Mendeléyev presentó la primera versión de la tabla con los 60 elementos conocidos hasta entonces. Hoy esa tabla periódica incluye 118, 90 de los cuales constituyen todo lo que hay en el universo. “Esos elementos son como los ladrillos para la construcción de todas las cosas del universo. Todo lo que hay en el universo está constituido por esos 90 materiales combinados de distinta manera”, señala la profesora Goya Laza.

“La tabla periódica es muy importante porque los elementos no están ordenados al azar sino de una forma sistemática, de tal forma que nos dan mucha información acerca de cada uno, en otras palabras, por el lugar que ocupa podemos tener mucha información de su comportamiento.”

Pero si 90 elementos componen todo lo que existe en el universo, ¿dónde quedan los otros 28 que también están en la tabla periódica? Se trata de materiales sintéticos que no se encuentran en la naturaleza, sino que son creados en el laboratorio. ¿Con qué fin? “Además de avanzar el conocimiento científico, son útiles para proyectos de energía, las pruebas de radiodiagnóstico con contraste y otros campos de la ciencia”, dice la profesora Goya Laza.

“Los seres humanos somos un laboratorio químico en el que continuamente sintetizamos algunas proteínas y degradamos otras”, apuntó la científica. Entender esto permite entender que la química puede darnos soluciones para muchos de los problemas de humanidad como el hambre, la salud y el medio ambiente.

“Es verdad que la química tiene una doble cara: por una parte, contamina, pero por otra es capaz de descontaminar”, señala Goya Laza, reconociendo la mala prensa que puede tener esa ciencia.

Para contrarrestar la idea negativa de la química y ponerla al servicio del bienestar de la humanidad, la comunidad científica se ha unido este año alrededor de la UNESCO para apoyarla con actividades educativas y materiales que incluyen hasta un videojuego.

Fuente: ONU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.