sábado, junio 22, 2019
Home > Salud > Alucinaciones, ¿qué ocurre en el cerebro?

Alucinaciones, ¿qué ocurre en el cerebro?

Las alucinaciones ocurren a partir de una gran cantidad de patologías neurológicas, o pueden inducirse por el uso de ciertos fármacos o drogas. La esquizofrenia, la narcolepsia y el Alzheimer son algunas de las afecciones vinculadas a momentos en el que el ser humano percibe lo “irreal” a través de sus sentidos.

En el caso de las drogas psicodélicas como el LSD, también pueden aparecer alucinaciones fuertes. Sin embargo, por muy comunes que nos parezcan estas reacciones, la ciencia todavía no ha logrado explicar el comportamiento neuronal que los origina. En este sentido, una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Oregon, en Estados Unidos, pretende llenar ese vacío de conocimiento.

Para comprender la manera cómo reaccionan individualmente las neuronas durante las alucinaciones, los investigadores administraron drogas a un grupo de ratones y luego examinaron el comportamiento de sus cerebros. Christopher Niell, PhD y profesor asociado de biología en Oregon, explicó que su equipo esperaba observar un comportamiento neuronal salvaje y con señales inconsistentes; no obstante, la respuesta del cerebro fue totalmente distinta.

En vez de ello, los científicos encontraron que la droga generó una disminución de la actividad de las neuronas de la corteza visual. Niell afirmó que la información que transmitieron dichas neuronas no experimentó cambio alguno. Durante la alucinación, la intensidad de las señales disminuyó y la sincronización se alteró.

El profesor explicó en su informe que cualquiera de estos cambios puede contribuir con el origen de las alucinaciones. En este sentido, la reducción en la intensidad y la fuerza de la señal podría hacer que algunas zonas del cerebro interpreten incorrectamente los datos visuales. Por su parte, la sincronización de información alterada podría generar una mala transmisión de datos a otras zonas del cerebro.

Según Niell, estos hallazgos ofrecen información sobre los trastornos físicos y psiquiátricos que se generan a partir de un proceso de cognición alterado, como en la esquizofrenia. En este sentido, afirmó: “Eventualmente, esperamos reunir todo esto para ayudar a comprender en detalle cómo el cerebro crea nuestra representación del mundo que nos rodea y cómo se interrumpe esto en estados alterados como las alucinaciones”.

Los investigadores administraron a los ratones un fármaco llamado DOI (2.5-dimetoxi-4-yodoanfetamina), que influye en los receptores de serotonina 2A, al igual que el LSD. Sin embargo, este fármaco no está regulado por la Agencia de Control de Medicamentos con un fármaco de la “Lista 1”.

Luego de suministrar la dosis a los ratones, los animales fueron sometidos a una visualización de imágenes en una pantalla, y los científicos se encargaron de evaluar las respuestas neuronales a través de métodos de imagen fina.

Para realizar un estudio preciso e individual de cada neurona involucrada en las alucinaciones, los investigadores utilizaron técnicas avanzadas de microscopia y de registro eléctrico. De esta forma, detectaron que las neuronas de los ratones que alucinaron experimentaron alteraciones en el tiempo de las señales y una disminución en su intensidad.

Sin embargo, la actividad en la corteza visual y las señales cerebrales se mantuvieron iguales que antes de que los animales ingirieran las drogas. Así, demostraron que la información visual que procesa el cerebro no es distinta, ya que solo cambia el tiempo y la amplitud de las señales.

El estudio sirve en gran medida para entender las alucinaciones, pero no para explicar completamente este fenómeno. Por una parte, mientras el DOI se comporta como un alucinógeno en las personas y está vinculado a los mismos receptores de serotonina que el fármaco suministrado a los ratones, no se explica exactamente cómo ocurre la alucinación en el ratón.

Además, mientras los circuitos cerebrales de los ratones que alucinaron se vieron alterados, no se puede afirmar con precisión cuáles circuitos están influenciados, ya que la droga se esparce por todo el cerebro. Más allá de esto, el estudio representa un paso adelante en la comprensión de lo que ocurre cuando los receptores de serotonina-2A se alteran y nuestros cerebros experimentan una alucinación.

Referencia:
Cell Reports, Michaiel et al.: “A hallucinogenic serotonin-2A receptor agonist reduces visual response gain and alters temporal dynamics in mouse V1”. DOI: 10.1016/j.celrep.2019.02.104

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.