domingo, agosto 18, 2019
Home > Tecnología > Ciencia divertida a través del móvil

Ciencia divertida a través del móvil

La ciencia nos atrae y a la vez nos parece lejana. El comportamiento de la física, las reacciones químicas o la diversidad de la biología nos sorprenden, pero muchas veces nos resultan aspectos complejos. Lo cierto es que es posible acercarse más de lo que pensamos a la comprensión de estos conocimientos a través de algunas aplicaciones para el móvil más lúdicas, que pueden hacer que la ciencia sea divertida y atractiva tanto para niños como para mayores.

Practicando con las órbitas gravitacionales
Hay que ver lo que hubiera disfrutado Galileo con esta aplicación. Orbit es un juego para el móvil que simula los efectos de la gravedad de los planetas. La dinámica consiste en ir lanzando planetas alrededor de uno o varios agujeros negros para conseguir que alcancen una órbita estable alrededor de ellos y sin que colisionen. Todo ello con una música tranquila y unos gráficos minimalistas que ofrecen un momento relajado mientras observamos las posibilidades gravitacionales de los cuerpos celestes.

El “Candy Crush” de la química
ChemDrops es una divertida forma de aprender formulación química a través de una aplicación y por ello podríamos englobarla dentro de la llamada gamificación, práctica que utiliza juegos para dar un toque lúdico a temas considerados serios. Se trata de superar niveles haciendo combinaciones de átomos tan rápido como podamos.

Atomas es otra propuesta para aprender química jugando con el móvil, que consiste en combinar, en este caso, átomos y cuyo fin es obtener materiales valiosos como oro, plata o platino sin que la estructura atómica se sobrecargue ni destruya.

Astronomía de bolsillo
De nuevo la observación del comportamiento de las estrellas y los planetas es el tema de este juego para móvil tipo sandbox, es decir, de construcción de escenarios virtuales en los que interactuar. En Pocket Universe podremos crear una galaxia en 3D igual a nuestro sistema solar o crear planetas con características totalmente nuevas para ver cómo reaccionan. Eso sí, siempre de acuerdo a las más estrictas reglas de la física y la gravedad.

Aunque hay una versión gratuita, que es meramente de prueba, la de pago ofrece la totalidad de las características por 2.29 euros. Otra opción de compra muy buena por su entorno gráfico y posibilidades es Space, que por 2.99 euros nos permite crear galaxias realmente únicas.

Un “Quimicefa” en forma de aplicación
Mezclar elementos químicos a diestra y siniestra a ver qué pasa es una de las cosas más entretenidas que puede haber y el que haya tenido un juego de Quimicefa lo sabe. GoREACT es una aplicación creada por el Museo de Ciencia e Industria de Chicago, Estados Unidos, que nos va a permitir combinar todos los elementos de la tabla periódica y lograr con ellos cerca de 300 reacciones químicas diferentes. Afortunadamente de forma virtual y sin el peligro que eso supondría si lo hiciéramos de verdad.

Otras aplicaciones para el móvil como Caja:arena o Beaker también ofrecen un buen rato de entretenimiento mientras combinamos elementos y admiramos las reacciones que se producen. En la primera podemos crear entornos completamente diferentes donde ver la forma en que explotan algunas mezclas; mientras que en Beaker la pantalla completa del móvil simula un vaso de precipitado donde es posible ir incluyendo elementos e incluso puede interactuar con otros dispositivos. Sus creadores, THIX, tienen además Chemist, un completo laboratorio de química portátil que actúa como si fuera de verdad pero para tabletas y a un costo de 9.96 euros.

Geometría para esperar el autobús
Aprender geometría con el móvil también es posible. Proponemos un par de aplicaciones para iniciarse en el mundo de los polígonos y circunferencias: What is Geometry, que gracias a la realidad aumentada nos reta a encontrar, haciendo una foto con la cámara del móvil y lo más rápidamente posible, la forma que nos propone en los objetos que nos rodean en ese momento.

Draw 3D Junior, por su parte, es una aplicación que nos permite crear formas geométricas uniendo líneas, de esta manera podemos hacer desde un simple triángulo hasta un dibujo complejo con polígonos, como una jirafa o un helicóptero.

Jugando con la Caja de Pandora
Bio INC es un curioso juego donde debemos hacer todo lo posible para infectar y contagiar a una víctima para llevarla a la muerte antes de que los médicos la salven. Detrás de tan macabra aplicación hay un simulador de estrategia biomédica en el que determinamos el destino de una víctima mediante el desarrollo de la enfermedad más letal posible o incluso incluyendo factores de riesgo como el tabaco o la sobrealimentación que impidan la curación del paciente.

Lo cierto es que a través de este siniestro comportamiento vamos aprendiendo sobre los órganos del cuerpo y cómo les afectan las enfermedades o los vicios mediante un entorno gráfico realmente sorprendente.

Experimentos de física en pequeño formato
Rube’s Lab, Experimentos de Física Puzle, Machinery o Elephant, para los más pequeños, son juegos de lógica que proponen resolver pantallas a través del uso de las leyes físicas y pensar un poco. Estos juegos, englobados en la categoría casual games, siguen la estela de los míticos Angry Birds o Cut the Rope para hacernos ver que la gravedad, la termodinámica o la mecánica de fluidos también son divertidas.

Física aplicada a estructuras
Dibujar una superestructura virtual es relativamente fácil, lo que no es tan fácil es hacerlo cuando actúan las leyes reales de la física. Esto es lo que ocurre con Buld a Bridge!, un juego en el que tenemos que demostrar nuestra habilidad a la hora de calcular el peso y la distribución de un puente.

Además, tendremos que tener en cuenta el gasto en materiales, la distancia a salvar o incluso el uso de elementos de lo más dispares antes de que cruce un vehículo de prueba. La misma empresa desarrolladora, BoomBit Games, tiene en su portafolio Bridge Construction Simulator, otra propuesta para crear puentes que son verdaderas obras de ingeniería.

Fuente: El País / Miguel Ángel Corcobado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.