sábado, octubre 19, 2019
Home > Salud > Descubren cómo borrar las cicatrices y las arrugas de la piel

Descubren cómo borrar las cicatrices y las arrugas de la piel

Los científicos han encontrado la forma de hacer desaparecer las cicatrices que las heridas dejan en la piel. Lo consiguieron gracias a una nueva técnica que revolucionará la dermatología y el mundo de la cosmética, y que es aplicable también a la desaparición de las arrugas en las personas mayores. Los resultados se publican en la revista Science.

Según se explica en un comunicado de la Universidad de Pennsylvania, la técnica consiste en transformar las células típicas de la piel cicatrizada en células grasas, que son las células del tejido adiposo que muestra la piel sana. La conversión de células realizada por estos investigadores se llevó a cabo en ratones y tejido de la cicatriz humana cultivado en laboratorio.

Las células grasas o adipocitos se pierden cuando se forman cicatrices y también debido al envejecimiento. La falta de adipocitos es una de las razones por las cuales las arrugas aparecen en las personas mayores.

Las células más comunes que se encuentran en las heridas se llaman miofibroblastos, y son las encargadas de formar la cicatriz que permite la curación de la herida. El tejido de la cicatriz no tiene ningún folículo piloso y eso hace que tenga un aspecto diferenciado del resto de la piel.

Esta investigación comprobó que los folículos pilosos mantienen la piel libre de cicatrices y con una apariencia joven mediante la liberación de una proteína morfogenética ósea (PMO). Esta proteína es la que lleva a los miofibroblastos a transformarse en adipocitos, es decir, en una piel libre de huellas.

En consecuencia, introdujeron esos folículos en el lugar donde una herida estaba cicatrizando, y comprobaron que se producía la pretendida transformación celular.

Manipulación de las heridas
Hasta ahora se pensaba que los miofibroblastos no podían transformarse en otro tipo de células, pero este trabajo ha demostrado que efectivamente pueden transformarse y convertirse en adipocitos.

Lo realmente sorprendente es que los científicos han conseguido estimular la formación de una nueva piel a partir de los folículos pilosos: han manipulado el proceso de curación de las heridas para que, en vez de cicatrizar, provoque la regeneración de la piel.

Las aplicaciones serán importantes tanto para la dermatología (curación de las quemaduras, de cualquier herida de la piel), así como para la medicina estética, ya que permitirá el desarrollo de nuevos cosméticos para tratar el envejecimiento de la piel.

Este descubrimiento tiene también el potencial de ser revolucionario en el campo de la dermatología. El primer y más obvio uso sería desarrollar una terapia que lleve a los miofibroblastos a convertirse en adipocitos, ayudando a curar las heridas sin necesidad de cicatrización.

Los investigadores consideran que con este descubrimiento será posible también regenerar los adipocitos en la piel arrugada, y borrar así este signo del envejecimiento en las personas mayores. El Laboratorio que ha desarrollado esta investigación se centra ahora en los mecanismos que promueven la regeneración de la piel, especialmente a partir del folículo piloso.

Referencia:
Regeneration of fat cells from myofibroblasts during wound healing. Science, 05 Jan 2017. DOI: 10.1126/science.aai8792

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.