martes, octubre 22, 2019
Home > Tecnología > El cerebro artificial está cada vez más cerca: IBM crea las primeras neuronas

El cerebro artificial está cada vez más cerca: IBM crea las primeras neuronas

Si bien desde hace mucho tiempo se habla de las computadoras como cerebros artificiales, en realidad siempre ha sido una metáfora. Aunque cada vez menos, pues IBM logró poner en marcha un sistema de 500 neuronas artificiales con tecnología de cambio de fase que quieren simular el funcionamiento de los cerebros orgánicos.

Durante años, los científicos han intentado imitar las versátiles capacidades computacionales de las neuronas. En la actualidad parece que es la única forma de llevar un paso más allá los proyectos de inteligencia artificial que están en marcha y que prometen cambiar el mundo.

Imitar al cerebro…
Se han ido dando pequeños pasos. La misma IBM consiguió hace poco crear chips de memoria de cambio de fase a un precio similar al de la RAM actual. El cambio de fase es una tecnología que almacena datos de forma no volátil, es decir, no desaparecen al apagar el dispositivo porque residen en la estructura y en su patrón relacional.

En esencia, así funciona también el cerebro. La información reside en los distintos patrones de disparo de las neuronas y en las nuevas conexiones que se van desarrollando. Por eso, el reto es combinar nanoestructuras muy complejas con un consumo energético asumible, materiales comunes y un comportamiento estocástico (relativamente aleatorio). Sin esas características, no parecía posible. Y precisamente eso es lo que ha conseguido IBM.

…para desarrollar una verdadera inteligencia artificial.
Las nuevas neuronas de IBM tratan de imitar no solo el funcionamiento de las células naturales, sino su estructura. Como ellas, tienen entrada (dendritas), membrana, soma y axón (salida). Para sustituir a la membrana, las neuronas artificiales usan unas células GST, llamadas así porque están hechas de antimonio, germanio y telurio. Este material resulta ser el principal componente activo de los discos ópticos regrabables y es lo que permite el cambio de fase.

Además, usando esta tecnología no solo lograron crear un nanosistema escalable, sino imitar el “comportamiento estocástico” de las neuronas reales. En el cerebro, cada neurona es única y va desarrollándose progresivamente, por ello el sistema siempre introduce cierta aleatoriedad en los resultados.

Fuente: Nature / IBM

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.