lunes, diciembre 23, 2019
Home > Tecnología > Innovadora tecnología crea electricidad a través de la orina y mata bacterias dañinas

Innovadora tecnología crea electricidad a través de la orina y mata bacterias dañinas

Investigadores de la Universidad del Oeste de Inglaterra (UWE Bristol) (Iperoulos & Greenman) han descubierto que la tecnología que han desarrollado, la cual genera electricidad a través del proceso de limpieza de residuos orgánicos, como la orina, también mata bacterias dañinas para los humanos. Los hallazgos del trabajo se publicaron en la revista científica PLOS ONE.

Estos expertos demostraron que un proceso especial de su autoría, en donde las aguas residuales fluyen a través de una serie de células llenas de microorganismos electroactivos, puede ser utilizado para atacar y destruir un patógeno, la potencialmente mortal Salmonella.

Se prevé que dicha “tecnología de células de combustible microbianas” (MFC por sus siglas en inglés) algún día podría aprovecharse en el mundo en desarrollo, particularmente en áreas que carecen de saneamiento, mediante su instalación en los hogares de estos países. Dicha estrategia ayudaría a limpiar los residuos antes de que fluyan hacia la red municipal de alcantarillado, reduciendo la carga en las compañías de agua para tratar los efluentes.

El profesor Ioannis Ieropoulos, director del Bristol BioEnergy Center, con sede en el Bristol Robotics Laboratory de la UWE Bristol, y líder de la investigación, dijo que es necesario establecer que la tecnología permitiría hacer frente a los agentes patógenos, para que su uso sea tomado en consideración en el mundo en desarrollo.

Además, destacó que es la primera vez que se reporta, a nivel mundial, que los patógenos podrían ser destruidos usando este método. “Estamos realmente emocionados con los resultados, ya que demuestran que tenemos un sistema biológico estable con el cual podemos tratar los residuos, generar electricidad y detener los organismos nocivos, haciéndolo a través de la red de alcantarillado“, aseguró Ieropoulos.

Ya se había establecido que la tecnología MFC creada por el equipo del doctor Ieropoulos podía limpiar con éxito los desechos orgánicos, incluyendo la orina, al punto de poder ser liberada con seguridad al medio ambiente. A través del mismo proceso y como se observó en ensayos previos, se genera electricidad, suficiente para cargar un teléfono móvil o brindar iluminación eléctrica.

En este sistema único en su tipo, cuyo desarrollo fue financiado por la Fundación Bill & Melinda Gates, el contenido orgánico de la orina es consumido por los microbios dentro de las células de combustible, descomponiéndolo y creando energía.

Para el experimento con patógenos, se añadió Salmonella enteritidis a la orina que fluía a través del sistema. Después, al finalizar el proceso, se hizo un análisis para identificar si el número de bacterias había disminuido. Los resultados revelaron que el número de patógenos se redujo significativamente, más allá de los requisitos mínimos utilizados por el sector de saneamiento.

Otros patógenos, incluidos virus, también están siendo evaluados, y existen planes para concretar experimentos que establecerán si el sistema MFC es capaz de eliminar patógenos en su totalidad.

John Greenman, profesor emérito de microbiología, comentó: “El resultado maravilloso en este estudio fue que las pruebas mostraron una reducción en el número de patógenos, más allá de las expectativas mínimas en el mundo del saneamiento […] Hemos reducido significativamente el número de organismos patógenos, pero no hemos demostrado que podamos reducirlos a cero; continuaremos el trabajo para probar si podemos eliminarlos por completo”.

El profesor Ieropoulos agregó que su sistema podría beneficiar a la industria de aguas residuales, porque los sistemas MFC instalados en los hogares resultarían en que las aguas residuales estén más limpias cuando alcancen el sistema de alcantarillado.

“Las compañías de agua están bajo presión para mejorar el tratamiento y producir agua cada vez más limpia al final del proceso. Esto significa que los costos están aumentando, los niveles de consumo de energía son altos y se utilizan productos químicos de gran alcance“, concluyó Ieropoulos.

Fuente: University of the West of England – Bristol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.