sábado, octubre 20, 2018
Home > Salud > La sangre sintética aumentará la tasa de supervivencia tras un traumatismo

La sangre sintética aumentará la tasa de supervivencia tras un traumatismo

La sangre sintética, o artificial, es algo que los investigadores llevan persiguiendo desde hace unos años. La obtención de este líquido servirá para aumentar la esperanza de vida de víctimas de accidentes que requieran una transfusión.

En 2015 empezamos a escuchar que un grupo de científicos había comenzado el desarrollo de sangre artificial. Esto es algo que se llevaba investigando desde años atrás, pero por fin dieron con la clave para comenzar a una producción con vistas a pruebas en 2017.

El año pasado comenzó la producción de esta sangre artificial, incluso para grupos sanguíneos raros, pero el problema era encontrar la forma de producir este tipo de sangre a gran escala. El problema era el costo de automatizar y mecanizar el proceso de creación y, además, no había datos concretos sobre los beneficios de esta sangre sintética.

Ahora, sin embargo, ya sabemos algo más sobre la sangre sintética. Y es que, se trata de un gran avance médico, ya que, pese a todos los avances médicos estos últimos años, muchas personas mueren desangradas tras alguna clase de traumatismo mientras esperan una transfusión.

Los proyectos ErythroMer y PolyHb suponen un gran avance médico. Uno de los responsables del proyecto, el doctor Pan, ha confirmado que esta sangre sintética es capaz de transportar oxígeno de un lado a otro, uno de los procesos más complejos de replicar a la hora de investigar la sangre artificial.

Eso sí, el doctor Pan recuerda que no se trata de un sustituto de la sangre ”natural”, por así llamarla. Y es que, la sangre del proyecto PolyHb es capaz de dar un margen de entre 24 y 48 horas a personas en riesgo de desangrarse. Este margen será suficiente para encontrar un trasplante y que la persona afectada no muera desangrada.

Según fuentes de NBC, el 90% de víctimas de accidentes fallecen debido a traumatismos con hemorragia, algo que se podrá paliar con el uso temporal de esta sangre artificial. Ahora solo falta ver cuándo se empezará a fabricar en masa este fluido y, sobre todo, en qué partes del mundo comienza a aplicarse.

Fuente: Computer Hoy / Alejandro Alcolea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.