miércoles, noviembre 14, 2018
Home > Salud > Las pruebas que detectan el cáncer de mama antes de que se palpe

Las pruebas que detectan el cáncer de mama antes de que se palpe

El cáncer de mama puede tener un buen pronóstico gracias a las mastografías y a las campañas de detección precoz. “Los medicamentos personalizados y la cirugía han mejorado la supervivencia, pero la mamografía ha permitido identificar los tumores en estadios tempranos”, de acuerdo con Silvia Pérez, responsable de Radiología Mamaria del Centro Oncológico MD Anderson de Madrid, quien defiende a ultranza las campañas de cribado que se hacen en todas las comunidades autónomas, pese a las críticas que han surgido en los últimos años.

“Con las mamografías se ha generado un movimiento en contra, similar al de los antivacunas. Sin embargo, la detección precoz del cáncer de mama mejora la supervivencia y la calidad de vida porque permite que los tratamientos sean menos agresivos, tanto quirúrgicos como con medicamentos”, advierte.

Desde las primeras mastografías, las pruebas de detección precoz de cáncer de mama han evolucionado. Ahora son más sensibles y liberan menos radiación. Y, sobre todo, cuenta con otras pruebas complementarias que permiten afinar el diagnóstico. Esto es lo que hay que saber sobre ellas y cómo mejorar la detección precoz:

-Cuatro tipos de mamas. Existen cuatro tipos diferentes, según su densidad. “Es nuestro DNI mamario y la mayoría de las mujeres desconocen este dato a pesar de que puede determinar su riesgo. La densidad tiene que ver con la proporción de grasa y tejido mamario. Cuando una paciente es joven o tiene una mama muy densa hay más posibilidades de que los nódulos no se vean en la imagen de la mamografía”.

-Resonancia, ecografía, mamografía… ¿cuál es la prueba más fiable? Depende del tipo de mama. Cuando son densas, la mamografía se complementa con una ecografía que no radia, no duele y es muy accesible “pero no puede sustituirla porque no podríamos ver las microcalcificaciones que se ven en el primer estudio”. La resonancia mamaria es la técnica más sensible y no radia al paciente, pero como es costosa se reserva para pacientes de elevado riesgo. “También es la prueba de elección para valorar la respuesta a quimioterapia antes de la cirugía en mujeres con cáncer”.

-¿Y la tomosíntesis? Esta prueba se conoce también como “mastografía en 3D”. Mejora la capacidad diagnóstica de la convencional. “Aunque tampoco ha demostrado tener impacto en la supervivencia, sí reduce los falsos negativos -lesiones que pese a la sospecha inicial son benignas- y toda la ansiedad y dudas que genera a las pacientes con posible cáncer de mama.

-¿A qué edad hay que empezar? Este es el eterno dilema. Las campañas de la mayoría de las comunidades autónomas establecen los programas para detectar el cáncer de mama entre los 50 y los 70 años, pero algunas sociedades científicas aconsejan empezar con mamografías anuales a los 40 años. “En cuanto a resultados de supervivencia es un debate científico que aún no tiene respuesta. Lo cierto es que hemos observado un aumento de la incidencia del cáncer en mujeres jóvenes entre 40 y 50 años que antes casi no existía. Además, el tipo de cáncer a esta edad suele ser más agresivo, con mayor crecimiento en menor tiempo.

-¿Es útil la autoexploración? “Nunca viene mal, aunque realmente es poco rentable”, reconoce esta radióloga. El objetivo de las mamografías y de las campañas de detección precoz es detectar las lesiones antes de que sean palpables, “aunque en algunos casos hay pacientes que conocen sus mamas a la perfección y son capaces de notarse bultitos realmente pequeños”.

Por otro lado, las mujeres con mamas densas pueden notarse continuamente “bultitos” en los que no se distingue si son nuevos o no, generándoles únicamente situaciones de angustia. “La exploración clínica llevada a cabo por el especialista es mucho más precisa y selectiva”, asegura.

Esta especialista sí aconseja a las mujeres estar atentas a estos cambios en sus senos: la inversión repentina del pezón, la secreción sanguinolenta o la aparición de un hoyuelo nuevo en la piel o bulto que no desaparece tras la menstruación. Todos estos signos son señales de alarma que deben consultarse con un especialista, haya o no bulto sospechoso.

-Tratar antes de que malignice. La radiología asiste a un cambio de paradigma. “Con la tecnología actual podemos detectar lesiones premalignas, algunas nunca darán problemas pero otras pueden evolucionar a un cáncer más agresivo que ponga en peligro la vida de estas mujeres. Los radiólogos podemos extirparlas lesiones de forma percutánea y sin cirugía”.

Fuente: ABC España / Nuria Ramírez de Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.