sábado, octubre 19, 2019
Home > Ciencia > Los adipocitos no sólo almacenan grasa, ¿qué más hacen?

Los adipocitos no sólo almacenan grasa, ¿qué más hacen?

Los cuerpos lipídicos, o adipocitos, son los compartimientos intracelulares que representan la reserva energética del organismo. Al respecto, siguiendo los resultados de una nueva investigación, se tienen evidencias de que estas células de grasa juegan un importante rol en el ciclo de vida de ciertas proteínas involucradas en la expresión de los genes.

Cada vez que comemos queso, helado, yogurt o cualquier alimento que contiene grasa, ingerimos gotas microscópicas de lípidos, las cuales cumplen varias funciones. Por ejemplo, en el hígado, los adipocitos almacenan vitamina A, mientras que en la retina, ayudan al almacenamiento del pigmento usado por las células para el reconocimiento de la luz.

Así, además de ser depósitos de grasa, investigaciones recientes plantean que los cuerpos lipídicos tienen tres funciones importantes. En primer lugar, favorecen la maduración de algunas proteínas cuando están en pleno proceso de producción; en segundo, los adipocitos mantienen a ciertas proteínas a raya cuando están dañadas, pero aún no han sido destruidas. Por último, y en tercer lugar, actúan como unidades de almacenamiento de varias proteínas que se mantienen allí hasta que son necesarias en otra parte de la célula.

Los adipocitos hacen algo más que almacenar grasa
Para ahondar en las funciones de los cuerpos lipídicos, Michael Welte, profesor y director de Biología en la Universidad de Rochester, empleó embriones de mosquitas de la fruta a fin de identificar la influencia de estas moléculas sobre un conjunto de proteínas llamadas histonas.

Las histonas son proteínas presentes en muchos organismos y se encargan de envolver largas cadenas de ADN para que se ajusten al núcleo de la célula. En este sentido, son esenciales para la vida, puesto que controlan lo que sucede en el núcleo celular y empacan el ADN para regular la expresión genética; así, cuando hay un exceso o déficit de esta proteína, se presentan defectos generalizados.

Al respecto, Welte y su equipo de investigadores descubrieron que los adipocitos tienen un importante rol en la regulación de un tipo de histona específica, llamada H2Av. En particular, los cuerpos lipídicos actúan como un marcapasos, regulando la velocidad a partir de la cual la proteína H2Av entra en el núcleo celular, almacenándola hasta que es necesaria para la célula.

Adicionalmente, al emplear técnicas de microscopía sofisticada, los investigadores descubrieron que la función de almacenamiento de H2Av en los cuerpos lipídicos no es estática. Más bien, las moléculas de esta proteína se mezclan constantemente entre los adipocitos, de forma que el organismo siempre tiene H2Av disponible para ser transportado al núcleo celular.

En líneas generales, los adipocitos controlan las concentraciones de H2Av de forma que su ritmo de transporte esté sincronizado con la velocidad de síntesis de ADN celular. Esto, de acuerdo a los investigadores, tiene importantes implicaciones en el estudio de la obesidad, puesto que los adipocitos se comportan de forma disfuncional cuando se padece de este trastorno.

Por lo tanto, se sugieren más investigaciones que aborden los mecanismos a partir de los cuales los cuerpos lipídicos regulan la homeostasis de las proteínas, participando activamente en el desarrollo y funcionamiento celular.

Referencia:
Developmentally regulated H2Av buffering via dynamic sequestration to lipid droplets in Drosophila embryos, (2018). doi.org/10.7554/eLife.36021.001

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.