viernes, diciembre 20, 2019
Home > Ciencia > Los neandertales usaban “aspirinas” y antibióticos hace 50,000 años

Los neandertales usaban “aspirinas” y antibióticos hace 50,000 años

ADN (o material genético) antiguo encontrado en la placa dental de los neandertales -nuestros parientes extintos más cercanos- ha proporcionado nuevos e importantes datos sobre el comportamiento, la dieta y la historia evolutiva de esta especie, incluyendo su uso de una medicina basada en plantas para el tratamiento del dolor y de la enfermedad.

Un equipo internacional dirigido por el Australian Center for Ancient DNA (ACAD), de la Universidad de Adelaida y por la Escuela de Odontología de la Universidad de Liverpool (Reino Unido) ha revelado así la complejidad del comportamiento neandertal, en este caso, las diferencias dietéticas entre diversos grupos neandertales y su conocimiento de medicamentos.

Todo esto ha sido posible gracias a que “la placa dental atrapa los microorganismos que viven en la boca y a los patógenos que están en el tracto respiratorio y gastrointestinal, así como trozos de comida que se quedó pegada a los dientes. Además, preserva el ADN durante miles de años”, explica Laura Weyrich, una de las autoras del estudio.

Este hecho también ha sido aprovechado para analizar patógenos humanos. Por ejemplo, hace unos años de un estudio realizado a los cálculos dentales de esqueletos humanos de mil años de antigüedad reveló datos muy interesantes, como que el microbioma (conjunto de microorganismos) de esos dientes antiguos ya contenía toda la maquinaria genética básica de resistencia a los antibióticos (a pesar de que estos medicamentos no existieron hasta la década de 1940).

Volviendo a los neandertales, el análisis genético del ADN guardado en la placa dental de los ejemplares estudiados ha permitido acceder al estilo de vida neandertal, y ha revelado nuevos detalles “sobre lo que comían, cómo era su salud y el ambiente repercutía en su comportamiento”, sigue diciendo Weyrich.

También usaban un antibiótico natural
El equipo internacional analizó y comparó muestras de placas dentales de cuatro neandertales encontrados en las cuevas de Spy en Bélgica y en la cueva de El Sidrón, en Asturias, España.

La cueva de El Sidrón contiene la mejor colección de neandertales de la Península Ibérica y es uno de los yacimientos arqueológicos más activos del mundo. Fue descubierta en 1994, y contiene alrededor de 2,000 restos óseos de al menos 13 individuos datados entre 47,000 y 50,600 años. Las cuatro muestras analizadas tienen entre 42,000 y 50,000 años de antigüedad, y conservan las placas dentales más antiguas que se hayan analizado genéticamente.

Estas placas revelaron que los neandertales de las cuevas de Spy consumían rinocerontes lanudos y ovejas salvajes, además de setas silvestres. Los de la cueva de El Sidrón, por su parte, no comían carne sino que seguían una dieta vegetariana, compuesta de piñones, musgo, setas y corteza de árbol.

“Uno de los descubrimientos más sorprendentes fue, sin embargo, que un neandertal de El Sidrón, que sufría de un absceso dental visible en la mandíbula (lo que muestra que también tenía un parásito intestinal que causa diarrea aguda), comía álamo. Este árbol contiene el analgésico ácido salicílico (el ingrediente activo de la aspirina). También pudimos detectar un antibiótico natural (Penicillium) no visto en los otros especímenes”, afirman los autores de la investigación.

Estos concluyen que, aparentemente, los neandertales poseían un buen conocimiento de las plantas medicinales y de sus diversas propiedades antinflamatorias y analgésicas, y parece que se automedicaban.

El uso de antibióticos resulta muy sorprendente, puesto que los restos hallados son de hace más de 40,000 años antes de que nosotros desarrolláramos la penicilina. “Ciertamente nuestros descubrimientos contrastan marcadamente con la visión simplista que se tiene de nuestros antiguos parientes en la imaginación popular”, apunta Alan Cooper, Director del ACAD.

Ya tenían la enfermedad de las encías
Los neandertales y los humanos antiguos y modernos también compartieron varios microbios causantes de enfermedades, como las bacterias que causan la caries dental o la enfermedad de las encías. La placa de neandertal analizada permitió la reconstrucción del genoma microbiano más antiguo secuenciado hasta la fecha -de la Methanobrevibacter oralis-, que podría estar asociado con este trastorno.

Sorprendentemente, la secuencia del genoma sugiere que neandertales y humanos intercambiaban patógenos hace unos 180,000 años, es decir, mucho después de la divergencia entre las dos especies.

Por otra parte, el equipo también observó la rapidez con que la comunidad microbiana oral se ha alterado en la historia reciente. Su estudio reveló que cambios importantes en la dieta han ido alterado significativamente el equilibrio de las comunidades microbianas orales durante miles de años, lo que a su vez continúa teniendo consecuencias fundamentales para nuestra salud y bienestar.

Además camomila y aquilea
Un estudio previo sobre los neandertales de El Sidrón, en el que participaron algunos especialistas del presente estudio, ya había revelado que los neandertales se trataban con plantas medicinales.

En este caso, se constató, a partir del análisis de su placa dental, que ingerían aquilea y camomila. La aquilea es una hierba muy útil contra las efusiones de sangre y contra las llagas; y la camomila o manzanilla ha sido usada tradicionalmente como hierba digestiva y sedante.

Los neandertales desaparecieron de la faz de la Tierra hace alrededor de 30,000 años, y se solía pensar que eran homínidos no tan inteligentes como el sapiens. Sin embargo, en los últimos años, diversas investigaciones han revelado que tenían una capacidad cognitiva más profunda y avanzada de lo que se había creído (ver artículos relacionados en el cuadro situado a la izquierda de esta misma página).

Referencia:
Laura S. Weyrich, Sebastian Duchene, Julien Soubrier, Luis Arriola, Bastien Llamas, James Breen, Alan G. Morris, Kurt W. Alt, David Caramelli, Veit Dresely, Milly Farrell, Andrew G. Farrer, Michael Francken, Neville Gully, Wolfgang Haak, Karen Hardy, Katerina Harvati, Petra Held, Edward C. Holmes, John Kaidonis, Carles Lalueza-Fox, Marco de la Rasilla, Antonio Rosas, Patrick Semal, Arkadiusz Soltysiak, Grant Townsend, Donatella Usai, Joachim Wahl, Daniel H. Huson, Keith Dobney, Alan Cooper. Neanderthal behaviour, diet, and disease inferred from ancient DNA in dental calculus. Nature (2017). DOI: 10.1038/nature21674.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.