viernes, octubre 18, 2019
Home > Salud > Técnica para regenerar tejidos del corazón

Técnica para regenerar tejidos del corazón

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en Estados Unidos y otros países. Cada año son responsables de uno de cada cuatro fallecimientos. La tasa de supervivencia tras cinco años de un ataque al corazón es peor que la afrontada para la mayoría de los cánceres en el mismo plazo de tiempo.

Una gran parte del problema radica en la incapacidad del corazón humano para repararse de forma efectiva después del daño sufrido. Por esta razón, el equipo de los investigadores Yu Liu, Xiaopeng Shen y Robert Schwartz, de la Universidad de Houston, en Estados Unidos, intenta cambiar eso.

El corazón humano es un órgano que no se regenera y el número de células musculares cardíacas se reduce con la edad. Las células que se pierden durante un ataque cardiaco son reemplazadas, poco a poco, por tejido conectivo, un proceso llamado fibrosis. Esto lleva a una merma, potencialmente letal, de la función de bombeo, de ahí que las enfermedades cardiovasculares sean tan mortales como los cánceres.

Liu y sus colegas han descubierto nuevos reguladores de la formación cardiaca, llamados microARNs (una clase de ARN pequeño), los cuales actúan en el inicio de la formación del corazón en varios pasos y son más fáciles de suministrar a los cuerpos humanos. Por lo tanto, tienen un camino más corto hacia el uso clínico.

En un proyecto con el Centro para el Avance de la Ciencia en el Espacio, de la NASA, Schwartz está explorando cómo el singular ambiente a bordo de una cosmonave en el espacio puede ayudar en la creación de células musculares cardiacas a partir de fibroblastos. Los microARNs descubiertos serán muy útiles en este objetivo.

Considerados tiempo atrás como mera basura genética, los microARNs se han posicionado ahora como un instrumento importante de regulación genética. Usando estas herramientas en ratones, Liu y su equipo han podido hacer un seguimiento del proceso de formación de células musculares del corazón en un disco de Petri.

Fuente: Noticias de la Ciencia y la Tecnología

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.