sábado, agosto 17, 2019
Home > Salud > Un sistema rehabilita pulmones dañados y los hace aptos para el trasplante

Un sistema rehabilita pulmones dañados y los hace aptos para el trasplante

Actualmente, hasta el 80 por ciento de los pulmones de los donantes se rechazan por lesiones graves pero potencialmente reversibles. Desde el inicio del trasplante en la década de 1960, los clínicos y los científicos han estado tratando de abordar la escasez crítica de órganos de donantes.

Ahora, un equipo de cirujanos de Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt (Estados Unidos) ha demostrado, por primera vez, en un modelo clínicamente relevante, que los pulmones gravemente dañados pueden regenerarse para cumplir con los criterios de trasplante.

En un estudio publicado en Nature Communications, los investigadores describen la plataforma de circulación cruzada que mantuvo la viabilidad y la función del pulmón donante y la estabilidad del receptor durante 36 a 56 horas -lo que brinda a los médicos tiempo para rehabilitar los órganos y probar nuevas intervenciones-.

Como explica Brandon Guenthart, autor principal del estudio, “para apoyar la recuperación pulmonar y demostrar la regeneración celular, tuvimos que buscar un enfoque radicalmente diferente y desarrollar diagnósticos mínimamente invasivos”.

Los sistemas actuales de soporte pulmonar limitan este periodo de 6 a 8 horas, un tiempo que es demasiado corto para las intervenciones terapéuticas que podrían regenerar el pulmón lesionado y mejorar su función.

El equipo también ha desarrollado nuevas herramientas de diagnóstico para la evaluación no invasiva del pulmón en regeneración y esperan que su avance conduzca a un aumento en la cantidad de pulmones para trasplante, a través de la recuperación de órganos gravemente dañados que actualmente no son adecuados para uso clínico.

En su estudio, los órganos regenerados también cumplieron con los criterios para el trasplante, algo que es imposible con los métodos actuales que solamente ofrecen seis horas para evaluar los pulmones, tiempo insuficiente para rehabilitarlos.

“Nuestro trabajo ha establecido un nuevo punto de referencia en la recuperación de órganos -afirma Bacchetta-. Ha abierto nuevos caminos para la aplicación traslacional y la exploración de la ciencia básica. Literalmente, hemos pasado años refinando esta tecnología para mejorar la recuperación y regeneración de los órganos”, apunta. Los expertos también creen que podría estudiarse el nuevo método para otros órganos dañados como corazones, riñones e hígados, agrega.

Su método de estudio para regenerar los pulmones en modelos animales dio como resultado una mejora significativa de la función pulmonar, la regeneración celular y el tiempo para desarrollar herramientas de diagnóstico para la evaluación y reparación de órganos no invasivos.

A medida que los médicos refinan la nueva técnica, Bacchetta prevé ampliar la ventana de 36 horas para trabajar en los órganos durante días o incluso semanas, lo que permite más tiempo no solo para rehabilitar los órganos, sino también para explorar nuevas técnicas de reparación.

“Nos guiamos no solo por la necesidad clínica, sino también por una necesidad científica básica de poder crear un sistema que proporcione un soporte fisiológico duradero para que el órgano se regenere”, apunta Bacchetta. Se requerirá más estudio para determinar cómo de bien funcionan los pulmones rehabilitados, la seguridad del método y cómo responden estos órganos a los fármacos inmunosupresores administrados después del trasplante.

En la actualidad, los pulmones de donantes gravemente dañados no pueden recuperarse utilizando dispositivos o métodos existentes. Este nuevo estudio sugiere que los que están lesionados por aspiración gástrica pueden mantenerse fuera del cuerpo durante varios días, son susceptibles de repetidas intervenciones terapéuticas y muestran evidencia de regeneración celular y función mejorada. Los órganos regenerados en esta plataforma cumplieron con todos los criterios para el trasplante.

“Durante siete años, hemos trabajado diligentemente para desarrollar nuevas tecnologías para el mantenimiento y la recuperación de los órganos del donante. Este documento representa una culminación de los estudios fundamentales y traslacionales de la bioingeniería pulmonar que han convergido en un sistema capaz de recuperar los pulmones gravemente dañados”, concluye Gordana Vunjak-Novakovic, autora de la investigación.

Fuente: ABC España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.