sábado, octubre 19, 2019
Home > Ciencia > Universitarios investigan importancia del Sol

Universitarios investigan importancia del Sol

La humanidad ha sido favorecida en su existencia y funcionamiento por la estrella más cercana, el Sol, pues sin ésta el desarrollo de la vida hubiera sido imposible. Actualmente, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se desarrollan diversas investigaciones respecto a las características, influencia, beneficios y peligros que este astro representa.

En el Instituto de Geofísica campus Ciudad Universitaria (IG) y en el campus Morelia (IGUM), se realizan estudios sobre radiación solar y clima espacial, es decir, el primero relacionado con la interacción entre la atmósfera y la superficie terrestre al recibir emisiones energéticas del Sol, y el segundo al estudio de las consecuencias y efectos de la actividad solar desde que es emitida hasta que llega a la Tierra.

Climatología espacial
A principios de septiembre de 1859 se observaron fenómenos nunca vistos en ciertas regiones de nuestro planeta, como intensas auroras boreales en países a bajas latitudes como Cuba y Panamá. Esto se debió a una tormenta por Sol que expulsó una gran nube de partículas cargadas hacia el espacio y que pasó por la órbita de la Tierra.

Este hecho fue llamado el evento Carrington en honor al astrónomo inglés Richard Carrington, quien observó el estallido en el Sol y reportó lo sucedido. En aquella época, la tecnología que se utilizaba en las comunicaciones eran los telégrafos, mismos que se vieron afectados por completo.

Según datos de la revista Space Safety, si una tormenta solar similar a la de 1859 ocurriera en esta época en la que la humanidad depende de tecnologías vulnerables a fenómenos de clima espacial, se presentarían pérdidas de hasta por dos trillones de dólares y 10 años para recuperar el funcionamiento y resolución de daños.

Recientemente, el 13 de junio de 2016, el ex presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Barack Obama, publicó un mandato para la ejecución del plan de clima espacial de ese país. Una estrategia para incrementar la resiliencia del país ante los efectos de una tormenta solar extrema. Cabe destacar que se trata del seguimiento de un plan de prevención que ha desarrollado Estados Unidos desde hace más de dos décadas.

El clima espacial estudia los efectos que la actividad solar puede causar a distintos tipos de tecnologías, como por ejemplo fallas en los componentes electrónicos de satélites, fallas en telecomunicaciones y afectaciones a los sistemas de navegación global.

“Las tormentas ocasionadas por el Sol provocan, entre otras cosas, alteraciones en la ionósfera, la capa alta de la atmósfera relacionada a las telecomunicaciones, al ocurrir estos eventos pueden fallar los sistemas de posicionamiento global, radiocomunicaciones y una serie de alteraciones a sistemas tecnológicos de los cuales la sociedad, economía y servicios dependen para su funcionamiento”, explicó el doctor Juan Américo González Esparza, jefe del Servicio de Clima Espacial Mexicano (Sciesmex) del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Para el especialista, es muy importante conocer el comportamiento del Sol. Vivimos en contacto con nuestra estrella donde se producen explosiones conocidas como tormentas solares. Las tormentas se manifiestan en tres tipos de eventos. El primero son las explosiones en la superficie llamadas fulguraciones, violentos estallidos de luz que liberan energía.

El segundo evento tiene que ver con partículas solares que alcanzan velocidades relativistas que pueden entrar a la atmósfera. La parte peligrosa de estas partículas es que ocasionan daños a componentes de satélites o a la vida de astronautas que realizan caminatas espaciales. También es posible que estas partículas logren atravesar la atmósfera ocasionando afectaciones a la tripulación de vuelos aéreos transpolares.

El tercer evento es el más peligroso de todos, son las eyecciones de masa coronal que son grandes nubes de partículas y campo magnético. Estas nubes se propagan a través del espacio y pueden cruzar la órbita de la Tierra. Al pasar por nuestro planeta se producen variaciones en el campo magnético que inducen corrientes eléctricas que pueden dañar transformadores de alto voltaje. En un caso extremo se podrían provocar apagones globales.

“Una tormenta solar extrema podría provocar la pérdida de sistemas de generación de energía eléctrica en toda la Tierra, una catástrofe planetaria. Motivo por el cual nos interesa conocer, prevenir y prepararnos ante la posibilidad de la ocurrencia de una tormenta solar extrema”, explicó el investigador del Sciesmex.

En 2014, se modificó en México la Ley General de Protección Civil. El diputado Andrés Eloy Martínez Rojas presentó un proyecto legislativo para establecer acciones y medidas necesarias ante eventos solares que pudieran causar problemas a la seguridad, suministro y funcionamiento de sistemas de telecomunicaciones y energéticos.

Servicio de Clima Espacial Mexicano
Atendiendo la necesidad de prevenir este tipo de fenómenos en el país, en octubre de 2014 inició operaciones el Sciesmex de la UNAM, que tiene como uno de sus objetivos operar un sistema de alertamiento temprano de tormentas solares siguiendo protocolos internacionales.

Para el doctor Américo González es necesario el monitoreo continuo de la actividad solar ya que las tormentas solares son como los sismos, no se puede predecir cuándo van a ocurrir.

El Servicio de Clima Espacial ha recibido apoyos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conayt) incluyendo un proyecto de grupo de Cátedras Conacyt, un Fondo Sectorial de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), Problemas Nacionales, el Repositorio Digital y la reciente creación del Laboratorio Nacional de Clima Espacial (Lance), este último en colaboración con la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

“Se está desarrollando una estrategia en México, se trata del estudio de un fenómeno natural que requiere de colaboración internacional intensa. Colaboramos con organismos internacionales, algunos inclusive coordinados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)”, añadió.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt / Tania Robles

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.